Iniciamos este mes  nuestro devocional y ayuno con los alumnos de Licenciatura en Música Ministerial donde los alumnos de doceavo cuatrimestre dirigieron un tiempo de alabanza y adoración, contando también con una reflexión por parte del alumno Rafael Valencia quien nos habló de lo difícil que es  hallar una explicación a las cosas malas que nos suceden y nos compartió 3 puntos para entender el propósito y la voluntad de Dios en medio de la dificultad…

  1. Entender que la prueba no viene por un pecado, si no por un propósito.
  2. Confía en Dios (su sabiduría es inalcanzable).
  3. Adora (bendice a Dios en los tiempos buenos y los malos).  

Rafael Valencia

Rafael Valencia

Alumno de la Licenciatura en Música Ministerial

“Si hoy estás bien, adora a Dios no esperes a que lleguen los tiempos malos, busca su sabiduría y amor, si por el contrario estás pasando por un mal momento también adora y vive esa experiencia con Él.  Adoremos en todo momento”.

Posteriormente Viviana Argüello alumna del Instituto nos compartió un poco acerca de su testimonio y cómo a pesar de todo lo vivido, Dios ya tenía un propósito para su vida…

Viviana Argüello

Viviana Argüello

Alumna de la Licenciatura en Música Ministerial

“Tuve una infancia y adolescencia difíciles pero a veces Dios nos permite vivir cosas difíciles porque tiene propósitos grandes para nosotros”

A los 6 años tuve un accidente automovilístico que marcó mi vida, durante la adolescencia mis padres se divorciaron y probé de todo tipo de cosas; al entrar al bachillerato decidí limpiar mi vida y cambié todo lo que hacía por ganas de superarme, mi vida estaba planeada y lista para estudiar Ingeniería Química, cuando Dios puso un alto y los doctores me desahuciaron, sin embargo Dios trabajó conmigo y mi familia, me acerque a Él y comencé a buscarlo ya no tenía nada que ofrecerle pero fue entonces cuando encontré mi propósito de vida y mi llamado a servirle a Él a través de la música.

Para finalizar nuestro devocional el director del Instituto dirigió una oración de intercesión por los alumnos pidiendo la voluntad de Dios en nuestras vidas y entregando el ayuno realizado durante el día, terminando pudimos disfrutar de la comida y un tiempo especial de convivencia.